Jue. Jun 13th, 2024

Despliegue de historia y tradiciones curativas, así es Pamukkale

2 minutos de lectura

 

Despliegue de historia y tradiciones curativas, así es Pamukkale, ubicado en el oeste de Türkiye, a unos 20 kilómetros de Denizli, es una verdadera maravilla natural que encandila a todos sus visitantes con sus travertinos blancos como la nieve y piscinas en terrazas que se asemejan a cascadas congeladas.

Este “castillo de algodón” -traducción de la palabra turca Pamukkale- tiene su origen en los movimientos tectónicos que tuvieron lugar en la cuenca del río, que ocasionaron la aparición de numerosas fuentes de aguas termales. En torno a ellas, se construyó la ciudad sagrada de Hierápolis, a la que acudían numerosos romanos buscando la sanación de sus aguas.

Una maravilla natural

Considerado un destino imprescindible en Turquía, Pamukkale es la combinación perfecta de historia y naturaleza. Cada año, personas de todo el mundo acuden a este destino hipnotizante, encantados por los impresionantes paisajes y el potencial de rejuvenecimiento. Cabe destacar que la mayoría de los travertinos están protegidos debido a su delicada estructura. Sin embargo, los visitantes pueden caminar libremente por algunas zonas en las que se encuentran pequeñas piscinas en forma de terrazas. Para preservar la estructura, los visitantes deben quitarse los zapatos antes de acceder a la zona.

 

Historia en cada rincón

Hace unos 2.500 años, el rey Eumenes II de Pérgamo, cautivado por la belleza del lugar, construyó allí cerca la ciudad de Hierápolis, conocida en literatura como la Ciudad Santa. Caminando por sus calles de piedra de 2.000 años de antigüedad, los turistas podrán visitar el antiguo Teatro, templos, tumbas, el ágora e incluso el gimnasium.

A lo largo de su historia, Hierápolis fue conocida por sus aguas termales curativas, y siglos después, la antigua ciudad sigue atrayendo a visitantes que buscan sus cualidades terapéuticas y rejuvenecedoras. Sumergirse en la Piscina Antigua, rodeada de columnas antiguas y mármol, es una experiencia única. Con una temperatura constante de 36 grados a lo largo de todas las estaciones, esta piscina es reconocida como la Piscina de Cleopatra, pues según la leyenda, la ilustre reina de Egipto se bañó en sus aguas.

 

Encantos adicionales en la región

Los viajeros no pueden prescindir del Museo de Hierápolis y el Teatro Antiguo, reconocido por sus relieves mitológicos, sus escenarios y sus asientos escalonados.

 

A su vez, las antiguas Termas Romanas han sido transformadas en un cautivador museo arqueológico y a tan solo 15 km de distancia de Pamukkale se encuentra Laodikeia, una de las siete iglesias mencionadas en la Biblia.

Para una experiencia aún más emocionante en Pamukkale, los viajeros podrán realizar vuelos en parapente o en globo aerostático, desde donde podrán admirar la antigua ciudad de Hierápolis y los impresionantes travertinos de una manera única y emocionante.

Despliegue de historia y tradiciones curativas, así es Pamukkale

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Una Mujer en Estambul All rights reserved. | Newsphere por AF themes.