Lun. Nov 30th, 2020

DOLMUSH, LA LEYENDA EN LAS CALLES DE ESTAMBUL

2 minutos de lectura
Los Dolmush son taxis colectivos, que tienen una ruta fija dentro de la ciudad y que salen solo cuando están llenos, de ahí el origen de su nombre, "Dolmush", que significa "esta lleno" en turco. 
Hace pocos años todavía en Estambul, la función de taxi colectivo la hacían los coches americanos de los años 50, hoy solo hay unos pocos en manos de los coleccionistas de automóviles muchos de los cuales, lamentablemente están muy abandonados por lo que hay quienes piensan que deberían formar parte del Patrimonio Nacional.
 Actualmente, estos viejos coches se han sustituido por mini buses más rápidos, modernos, cómodos y seguros, aunque nos impiden deleitarnos del placer nostálgico que supone viajar en un coche de los 50.
Es curioso ver la solidaridad de los viajeros de un dolmush que te darán una palmada en el hombro para que vayas pasando el importe del viaje de atrás hacia delante hasta entregárselo al conductor y este hará lo propio a la inversa para devolver el cambio.
Así nació la leyenda en la ciudad: El Dolmush. El servicio se desarrolló extraordinariamente, tanto que incluso los conductores de Dolmush establecieron reglas no escritas entre ellos para proteger sus derechos. Por ejemplo, un hombre menor de 25 años y soltero no podía ser conductor de Dolmush.
Antes de 1960 en Turquía había muchos coches americanos, y estos por su tamaño se podían adaptar muy bien para su utilización como Dolmush. Entre los más populares estaban los Chevrolet, Dodge, Plymouth y Desoto. Pero llego un momento en que estas viejas bellezas de América se vieron obligadas a retirarse de la actividad del transporte publico. La mayoría fueron enterrados en cementerios o convertidos en chatarra y desde entonces se apreció una gran tristeza en las calles de Estambul.
Hablamos de que estos Dolmush son vehículos americanos antiguos de los años 50 y 60 tipo Chevrolet, Plymouth o Desoto.  Cuando estas bellezas comenzaron a utilizarse como taxis, los taxis turcos empezaron a pensar en como transportar más gente al mismo tiempo.
 Como resultado de ello, los coches originales americanos los dividieron en dos partes para añadir un asiento adicional, naciendo de esta forma en la ciudad  la leyenda del llamado Dolmush que podía transportar hasta 8 pasajeros al mismo tiempo (dos pasajeros junto al conductor, dos detrás y cuatro en la parte trasera del vehículo). 
 
Pasearse por Estambul en una de estas reliquias es toda una experiencia. 
 
 
 
 

Más historias

1 minuto de lectura
2 minutos de lectura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te hayas perdido

3 minutos de lectura
1 minuto de lectura
2 minutos de lectura
4 minutos de lectura
Copyright © Una Mujer en Estambul All rights reserved. | Newsphere por AF themes.